Pagina Inicial

El sentido de la vida consiste en irse a dormir esperando que mañana sea un dia mejor
Charles M. Schulz  

 

Nueve personajes para llenar todo un universo
Snoopy (1950)
Fue uno de los primeros personajes y se instaló confortablemente encima de su caseta -nunca duerme dentro-. Llegó a las tiras un tanto de rebote, pero su habilidad innata de superviviente pronto le hizo desbancar al pobre Carlitos y se convirtió en el personaje más popular. Sus pósters llegaron a ser tan famosos como los del Che en los años sesenta, cuando su capacidad de filósofo fue plenamente reconocida. Con los años fue desarrolando múltiples personalidades, desde el "fashionable" y moderno Joe Cool hasta el as de la aviación, siempre a la greña con el Barón Rojo.
Charlie Brown (1950)
El bueno de Carlitos es, pese al triunfo de Snoopy, el alma de los Peanuts. Tiene un poco de todos nosotros, de buena parte de nuestros miedos y complejos, de nuestras angustias existenciales, de nuestra falta de confianza. Por todas estas razones, millones de personas de toto el mundo lo han mirado con la misma ternura con que lo ha hecho su creador y por eso ha triunfado, pese a tratarse, en definitiva, de un perdedor. Se trata de toda una generación y de un país entero sentados en el diván del psicoanalista.
Linus Van Plet (1959)
Hermano pequeño de Lucy, pronto aprendió a crear una coraza para que no le afectaran sus continuos ataques de mal humor, de los que se defiende de la mejor manera posible: ignorándola. Pero Linus es sobre todo su manta, que acarrea siempre porque le da seguridad frente al mundo. Con los años, la manta dio lugar a la expresión "security blanket" para designar en psiquiatría los objetos a los que unbo se aferra para evitar el miedo. Sus reflexiones filosóficas, que le llegan mientras se chupa el dedo, són de órdago.
Sally Brown (1959)
La hermana pequeña de Charlie Brown nació para las tiras el mismo año que Linus. Tal vez por ello el pobre crío se convirtió en objeto de sus amores, por supuesto no correspondidos. Pese a su parentesco, no tiene nada que ver con su hermano, es mucha más práctica y segura y menos dubitativa que él, no sufre sus miedos y ansiedades y carece de profundidad de pensamiento, por no decir de cualquier profundidad, ya que su único deseo es casarse, y casarse bien. A ser posible, por supuesto, con Linus.
Schroeder (1951)
Es objeto de los requiebros amorosos de Lucy, a los que permanece insensible gracias a que sólo vive para la música, en concreto para Beethoven, desde su aparición en las tiras en 1951. Charles Schulz siempre fue muy aficionado a la música clásica y quiso trasladar esta pasión a uno de sus personajes. Por lo demás, Schroeder, tranquilo, educado y superdotado para la música, no tiene mayor proyección, y se limita a servir de centro de reunión de sus amigos, alrededor de su piano. Eso y provocar los únicos momentos tiernos que se permite la irascible Lucy.
Lucy Van Pelt (1952)
Real como la vida misma, es la encargada de destrozar los sueños de Carlitos, de martirizarle, acosarle, hundirle y deprimirle para luego estrujarle desde su puesto de psiquiatría. Es la bruja mala de la banda desde que apareció en 1952, dispuesta a amargar la vida a todo el que se le pusiera por delante. Irascible y pagada de si misma, sinceramente convencida de su valor, topa con la horma de su zapato en Snoopy, que, flemático como es él, no le hace ni caso y resiste sus embestidas con mayor fortuna.
Woodstock (1965)
El mejor amigo de Snoopy, el único que lo entiende en realidad, apareció en su vida a mediados de los sesenta, cuando hizo un nido en el estómago del can aprovechando que éste estaba durmiendo panza arriba en el tejado de su caseta, como era su costumbre. No habla, emite unos sonidos inteligibles sólo para su amigo y apenas vuela, pero es sumamente aficionado a los viajes, a la aventura y a soñar con países lejanos. Capaz de hacer cualquier cosa por Snoopy. En castellano, ha sido bautizado en ocasiones con el nombre de Emilio.
Peppermint Patty (1966) y Marcia (1971)
Patricia Reichardt, cálida, afectuosa y siempre sincera, apareció en las tiras a mediados de los sesenta y pronto vio cómo su nombre se convertía en Peppermint Patty. Es un desastre en la escuela y fuera de ella, y responde al seudónimo de "Monsieur", con el que la ha bautizado su amiga Marcia, quien es todo lo contrario que Peppermint Patty, una chica aplicada, ordenada, inteligente, siempre diligente. A pesar de su diferencia de caracteres, forman una pareja prácticamente inseparable.
 
 
 

 
Charlie Brown en cuerpo y alma
 
       El buen chico, con una capacidad fuera de lo normal para meter la pata, el clásico perdedor que los norteamericanos siempre han adorado. ¿Hablamos de Charlie Brown o de su creador, Charles M. Schulz? El dibujante más escéptico y lúcido de los últimos ciencuenta años ha desaparecido, pero nos ha legado un mundo de inocencia que le sobrevivirá.
        A Charles Monroe Schulz no le quedó más remedio que buscar una respuesta al secreto de su éxito cuando Charlie Brown, Snoopy y el resto de sus personajes convirtieron su tira, "Peanuts", en la más popular y leída del mundo. "Hay un mercado para la inocencia", dijo a modo de única explicación. La inocencia busca nuevo autor desde el pasado 13 de febrero, cuando la muerte sorprendió al creador el mismo día en que sus personajes aparecían por última vez. Hacía un par de meses que, por razones de salud, Schulz había anunciado su jubilación, que no le llegaba en mala edad: 77 años es un buen momento para dejar de trabajar para quien nunca esperó tanto y tan bueno de la vida. Carlitos, en cambio, tenía que consolarse con una prejubilación forzosa, sin posibilidad de recolocación recién cumplidos los 50, como si se tratara de un empleado sobrante más de esta sociedad que nunca logró entender del todo. Un perdedor, en suma. Y tal vez en eso radica realmente el secreto de su éxito.
        Desde hace 50 años, cuando Charlie Brown comenzó su carrera de pobre chico, se han escrito análisis y psicoanálisis que han intentado descifrar tanto la personalidad de Schulz como la de sus hijos de papel. Porque pocas tiras de dibujos han conseguido atraer tanta atención por parte de estudiosos y intelectuales. Todo empezó en 1947, cuando las primeras historietas de un joven dibujante de Minnesota, apodado Sparsky por su tío, porque le recordaba a un personaje de dibujos animados, aparecieron en un pequeño diario local, bajo el nombre de "Li'l Folks". Su padre, un peluquero, había tenido que hacer muchas permanentes para pagar sus caros cursos de dibujo por correspondencia y Schulz, feliz de poder dibujar, declararía años más tarde: "no creo que sea un verdadero artista, en realidad me hubiera encantado se Picasso... Pero puedo dibujar bastante bien, y también escribir, y creo que estoy haciendo lo mejor que puedo con las habilidades que me han sido concedidas ¿Quién podría pedir más?". Sus tiras pasaron al "Saturday Evening Post", donde su aguafiestas protagonista, Charlie Brown, quien heredó el nombre de un compañero de la escuela de arte de Schulz, empezó a llamar la atención por la facilidad con que andaba por la vida sin acertar ni una. El lanzamiento definitivo de las tiras llegó con un cambio de nombre: los Folfs se convirtieron en Peanuts y pasaron a United Features Syndicate. A Shulz nunca le gustó el nombre, que traducido literalmente significa "cacahuetes", el nombre con que se designa en Estados Unidos a los niños de corta estatura, pero siempre reconoció que funcionaba. Era pegadizo y divertido. Los Peanuts aparecieron por primera vez el 2 de octubre de 1970 es siete diarios, que le pagaron entonces diez dólares cada uno. Y de allí al estrellato.
        El mundo infantil de los Peanuts conquistó Estados Unidos como una alternativa definitiva a los personajes blandos de Disney. No hay nada de sacarina en la pequeña compañia que pronto surgió alrededor de Carlitos, y sí una profunda comprensión de cómo los miedos y rechazos que sufrimos de pequeños nos siguen acompañando en el mundo adulto. Son precisamente los adultos los grandes ausentes de las historietas. Sin duda están ahí: la maestra de Marcia y Patricia, la madre de Carlitos... pero nunca los vemos. Charles Schulz ha preferido prescindir de los mayores para que nos sintamos niños, y dio en el clavo, como reconoció en una de las escasísimas entrevistas que concedió a lo largo de su vida: "¿El éxito? Tal vez radique en que en el mundo hay muchos más Charlies Browns de los que nunca imaginé. Creía que yo era el único, y ahora me doy cuenta de que sus meteduras de pata resultan familiares para todos, adultos y niños".
        Charlie Brown es, indiscutiblemente, el clásico perdedor que tanto gusta a los americanos ver triunfar. Un auténtico representante de cómo la ley de Murphy puede cebarse en una persona concreta y convertir en fracaso todo lo que intenta. Porque incluso el auténtico éxito de los Peanuts llegó con su perro, Snoopy, que pronto le arrebató el protagonismo de un mordisco. La introducció de Snoopy en las tiras fue, como casi todo en la vida, muy simple: Charles Schulz era muy aficionado a criar animalitos y pensó que Charlie Brown necesitaba un perro, simplemente porque en los dibujos animados siempre quedan bien. Y se inspiró en su propio perro "Spike", un bicho blanco con las orejas negras y grandes.
        Al principio, Snoopy estaba destinado a llamarse Sniffy, pero ya había otro perro de animación con el mismo nombre, así que tuvo que cambiar de filiación y de cometido: de mero acompañante pasó a desarrollar una personalidad propia, que acabó por superponerse a la de su amo, de quien de alguna manera se convirtió en amo él mismo. Snoopy pasará a la historia como el único can seguidor de Séneca que ha existido, estoico y adaptable con un único afán: la supervivencia.
        ¿Cómo pasará a la historia la personalidad de Charlie Brown? O mejor. ¿cuánto de él hay en Charles Schulz, y viceversa? El dibujante, como le pasó a Carlitos con su perro, ha sido a veces desplazado por su personaje, hasta el punto de que en ocasiones, y un pleín molesto, se ha sentido obligado a rechazar que Carlitos sea su alter ego, aunque nunca ha negado lo mucho que se deben el uno al otro. De entrada, la fama y el dinero, aunque ninguna de las dos cosas le haya quitado nunca el sueño al dibujante, que, convertido ya en un figurón de relumbre con millones de lectores, no abandonó sus placeres: la música clásica, el golf y el patinaje. Una afición, esta última, que le permitió conocer a su segunda esposa cuando ambos contemplaban las evoluciones de sus respectiva hijas el Santa Rosa, California.
        La última tira de los Peanuts apareció el pasado 3 de enero. En ella, Schulz se dirigía a sus lectores diciendo que siempre había querido ser un dibujante, y que se sentía bendecido por haber podido hacer durante 50 años algo que amaba. Sin duda, los lectores, a lo largo de dos generaciones, han podido percibir el amor que el autor sentía por sus criaturas, tiernas y lúcidas al mismo tiempo. Nunca las hizo comportarse de una forma ajena a su propia personalidad, nunca las traicionó. En palabras de uno de sus amigos, creó "un icono de la inocencia que se enfrentaba diaramente a las perplejidades de la vida". Porque él mismo era un ser inocente, un hombre bueno en el sentido machadiano: no por nada durante años ha triunfado en Broadway un musical que llavaba por título "Eres un buen hombre, Charlie Brown". Bueno y con una tendencia a la depresión que compartía con su criatura, Carlitos. Pero ambas buscaban una cura de forma diferente: mientras Charlie Brown acudía siempre que reunía cinco centavos a la consulta psiquiátrica de Lucy, otro de los personajes de mayor éxito de los Peanuts, Schulz cultivaba su vena melancólica. Al decir de su biógrafa, Reta Grimsley Johnson, autora de "Good grief: the story of Charles M. Schulz", el dibujante necesitaba sentirse a menudo desgraciado para ser feliz. Dicen que el origen de su carácter depresivo estaba en el mal de amores: Schulz fue rechazado en su juventud por una pelirroja pizpireta, Donna Jonson, a la que ni el tiempo ni dos matrimonios consiguieron borrar de su memoria. ¿Será por ello que Charlie Brown siempre persiguió en las tiras a una encantadora niña pelirroja que jamás se dignó mirarle?
        Poco es lo que ha cambiado en los Peanuts a lo largo de todos estos años. Los rasgos de los persojanes se han estilizado, pero ellos han continuado siendo los mismos. Ellos y su visión un tanto existencial del ser humano. Una visión en la que el carácter derrotista de Charles Schulz tuvo mucho que ver. Según su biógrafa, "el rechazo es su especialidad, perder es su área de experiencia, y se ha pasado toda su vida fallando de una forma perfecta". Quizá fuera por ello que, cuando en pleno apogeo de su éxito, en mayo de 1969, la NASA decidió denominar Snoopy al módulo lunar y Charlie Brown al módulo central de su Apolo X, la nave nunca consiguió aterrizar en la luna.
        Las tiras de los Peanuts han sido definidas muchas veces en Estados Unidos como "nuestros filósofos contemporáneos", y encontraron un terreno abonado entre quienes reclamaron el triunfo de la imaginación hace ya tantos años. Los ya cuarentones se siguen sintiendo Charlies Browns cada vez que que su equipo está a punto de marcar y ellos por error lo evitan en el último momento, pero las nuevas generaciones miran en otra dirección, hacia Dilbert o Calvin y Hobbes, hacia personajes más cínicos y, de alguna manera, materiales, tal vez porque todavía piensan que son ellos los que van a marcarle goles a la vida. Charles Schulz vio cómo sus Peanuts se multiplicaban y llegaban adonde ninguna otra tira lo había hecho antes: 2600 diarios de 75 países con más de 355 millones de lectores. Pero estas cifras astronómicas no consiguieron alterar su existencialismo básico, su cariño por los perdedores, por los buenos chicos, por los metepatas y aguafiestas. Su convicción de que el sentido de la vida consiste en "irse a dormir esperando que mañana sea un dia mejor". Para Charles Monroe Schulz y hasta el final, la felicidad siguió siendo una manta que nos dé seguridad o una cálida mascota, aunque entre dientes se ría de nosotros.

Esta extensa y completa información de la famosa tira de Charles Schulz, fué extraída de la página: http://jmoraf.tripod.com/index.htm


Index - Fotos y Videos - Machos - Hembras - Cachorros - Cimarrones - Nosotros - Estandar - Origen - Snoopy - English Version - Links - Mapa del Sitio



Pagina Inicial
Estadisticas web